En los últimos años, la transformación digital se convirtió en la palabra de moda entre analistas, blogueros, proveedores de tecnología y jefes de innovaciones. Más allá del furor, el hecho es que la transformación digital es más que solo una palabra de moda; es un imperativo empresarial, algo que todas las organizaciones deben hacer para seguir siendo competitivas en un mundo que exige cada vez más cantidades de datos.

Como la transformación digital pasó de ser una palabra de moda imprecisa a ser un desafío informático en el mundo real para influir la empresa, el habilitador fue el surgimiento de la computación en nube y los modelos de funcionamiento informáticos comunes capaces de ponerse a la altura de la situación. Las empresas actuales exigen una plataforma informática flexible que les permita ofrecer de manera eficiente los servicios y recursos tecnológicos que tienen un impacto positivo en el balance final de la empresa. En la última década, se observó que la industria tecnológica respondía a esta demanda mediante innovaciones incrementales, como la infraestructura convergente, la infraestructura hiperconvergente, varias formas de tecnología en la nube y el surgimiento de operaciones informáticas periféricas distribuidas.

Aunque muchos adoptarán un enfoque diversificado para desarrollar la empresa, este blog está diseñado para proporcionar algunas ideas de sentido común que puedan funcionar como una guía para los que consideran los entornos de nube más sofisticados, una nube híbrida, como parte integral de su estrategia para la transformación digital. Como ya hablamos en publicaciones anteriores, un modelo operativo de nube híbrida aprovecha la infraestructura informática de varias fuentes, que puede incluir proveedores dentro y fuera de las instalaciones. La característica distintiva de un modelo de nube híbrida es que estas múltiples fuentes de infraestructura informática funcionan con una plataforma de software integrado común que se extiende a través de estos entornos de infraestructura. Un modelo de nube híbrida les brinda a las empresas la agilidad necesaria para centrar fácilmente sus operaciones y afrontar de manera eficiente los cambios dinámicos que se producen en las necesidades empresariales o en el soporte de aplicaciones.

Las ofertas de nube híbrida surgieron para incluir la infraestructura como servicio (IaaS) basada en contenedores y la basada en máquinas virtuales tanto en la infraestructura de nube pública como en la local, así como los servicios conectados de plataforma de nube para los casos de uso de informática híbrida, como copia de seguridad, recuperación ante desastres o archivos. La infraestructura como servicio de nube híbrida completamente distribuida asegura que todas las aplicaciones se puedan implementar y migrar sin problemas en múltiples fuentes de infraestructura informática sin una conversión o reconfiguración problemáticas, tanto si se encuentra dentro o fuera de las instalaciones. Los servicios conectados a la nube informática híbrida aprovechan de manera similar las integraciones de la plataforma de funcionamiento distribuida para extender sin problemas la replicación de datos y los servicios gestionados en múltiples fuentes de infraestructura para casos de uso específicos. De hecho, la plataforma de funcionamiento común que se extiende en estos entornos hace que el tipo de infraestructura informática subyacente sea “invisible” para la aplicación, independientemente de si a la infraestructura básica la proporciona un proveedor de nube pública fuera de las instalaciones, un entorno de nube local, una infraestructura hiperconvergente o simplemente la virtualización.

Examinemos los factores que las empresas deberían tener en cuenta al momento de migrar a una estrategia de nube híbrida y algunos consejos para iniciar el proceso. Evalúa los siguientes desafíos y si tu organización informática está equipada para afrontarlos:

  • Demandas de recursos imprevisibles: ¿Necesitas escalar los recursos informáticos rápidamente para satisfacer las demandas imprevisibles de los proyectos nuevos o el volumen empresarial? Esto puede ser cierto cuando se intenta implementar iniciativas con gran cantidad de recursos, como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático que puede crecer en medidas inesperadas, o cuando se adaptan a las grandes fluctuaciones del volumen empresarial dentro de un mercado muy dinámico. Aunque los patrones de demandas y los casos de uso más predecibles se pueden adaptar con la orquestación multinube definida previamente para automatizar la portabilidad y la ubicación entre plataformas de manera general, es necesario que tanto las tareas como los puntos de conexión sean de algún modo codificados con antelación. Uno de los beneficios principales del modelo de nube híbrida es la capacidad de aprovechar una plataforma de funcionamiento común para aprovisionar, escalar o reubicar recursos informáticos y de almacenamiento rápidamente sin tener que expandir la infraestructura local ni realizar la reconfiguración o la conversión de datos compleja entre formatos diferentes impuestos por las diferentes plataformas de nube.
     
  • Medidas de eficacia en función de los costos: Las restricciones presupuestarias siempre serán una realidad, pero muchas empresas necesitan reducir los costos asociados con la gestión de la infraestructura local. Como los equipos informáticos tienen que hacer más cosas con menos recursos, las operaciones de nube híbrida pueden aliviar las presiones presupuestarias al cambiar sin problemas el consumo de infraestructura por la fuente más rentable, sin alterar las aplicaciones que se ejecutan en la plataforma de funcionamiento común. Intentar esos movimientos en la infraestructura con una orquestación multinube es mucho más difícil y perjudicial; es como trasladar un edificio a un nuevo cimiento ubicado a varios kilómetros.
     
  • Gestión de la complejidad y la flexibilidad: Las aplicaciones modernas son cada vez más sofisticadas, ya que recopilan y procesan datos de los clientes, usuarios finales y otros accionistas empresariales críticos para convertirlos en información útil. En esos casos, el éxito empresarial a menudo lo determina la agilidad y la simplicidad de activar y escalar los servicios de aplicaciones distribuidas cuando y donde sea necesario, y sin la carga operacional de la reintegración compleja entre plataformas. Un enfoque de nube híbrida ofrece la agilidad y la simplicidad necesarias para responder de manera flexible a la plataforma compleja y a las necesidades de recursos de las aplicaciones modernas, gracias a una plataforma de funcionamiento común, independientemente del proveedor de la infraestructura subyacente.
     
  • Gestión del volumen de datos: Uno de los mayores y más omnipresentes desafíos para las empresas en su transformación digital es lidiar con las grandes cantidades de datos que se crean. La economía bajo demanda acelera el ritmo de las empresas y los datos que las respaldan. Las nuevas iniciativas como IoT pueden impulsar la recolección de datos en todos los aspectos de una empresa, lo que permite la extracción de datos para respaldar la inteligencia del mercado inteligente. Los datos tienen gravedad, y elaborar un plan estratégico para ofrecer y trasladar un almacenamiento de datos cuando y donde sea necesario junto con el nivel de servicio y la gobernanza adecuados es parte integral de la transformación digital. Una plataforma de nube híbrida ofrece la agilidad de proveer rápidamente, escalar de manera flexible y migrar sin problemas el almacenamiento en varias fuentes y ubicaciones de la infraestructura informática para solucionar hasta los problemas de datos más difíciles.

Si se conocen estos desafíos, es un momento perfecto para trabajar con socios de confianza a fin de desarrollar y ejecutar una estrategia de nube híbrida.

Cómo comenzar

Una vez que tengamos una mejor comprensión del tiempo adecuado para ejecutar un modelo de nube híbrida, las empresas pueden tomar cuatro medidas para elaborar una estrategia y ponerla en acción:

  • Simplificar la adopción: Un enfoque integrado de fábrica puede ayudar a simplificar el proceso de implementación de una plataforma de nube híbrida y acelerar el tiempo de productividad. Como resultado, los recursos son cada vez más simples y eficientes. Además, Lenovo ofrece servicios de implementación conocidos que se personalizan para responder a las necesidades de cualquier empresa.
     
  • Simplificar el soporte: Ofrecer servicios informáticos puede ser complejo. Cuando surgen obstáculos inesperados, es importante poder simplificar el proceso de soporte con un único punto de contacto para las implementaciones de plataformas de software y hardware. Un proceso simplificado para brindar asistencia elimina los retrasos de los proyectos, y asegura que la solución para cualquier problema se coordine de manera adecuada y se resuelva.
     
  • Implementar las herramientas adecuadas: Al momento de encargarse de los servicios informáticos, es fundamental que el proyecto también incluya las herramientas adecuadas de integración, aprovisionamiento y gestión para garantizar que el proyecto tenga éxito. Con las herramientas adecuadas, las organizaciones informáticas pueden reducir drásticamente el problema de la gestión de datos, aplicaciones y servicios, y ofrecerlas a las empresas de manera constante.
     
  • Trabajar con un socio de confianza: El dicho popular “ninguna persona es una isla” también es cierto para las empresas. Al momento de tomar decisiones complejas sobre la infraestructura, el socio adecuado puede ayudar a simplificar el proceso de toma de decisiones, asegurar que se implementen las soluciones adecuadas para software y hardware, y gestionar el proceso en cada etapa para garantizar que tengas éxito.

Como cada vez más las empresas recurren a la informática para ofrecer servicios que les brinden una diferencia competitiva, también aumenta la necesidad de contar con este nuevo modelo de informática. Esas empresas que adoptan un modelo de funcionamiento híbrido como parte de su estrategia de nube determinaron que necesitan la agilidad bajo demanda para utilizar sin problemas ni complicaciones sus aplicaciones y servicios en varias fuentes de infraestructura. Ya sea consolidada en una o diversificada en varias plataformas de nube y modelos de funcionamiento, una estrategia de nube específica con la guía de ejecución adecuada puede asegurar que la transformación digital sea exitosa y ofrezca aplicaciones y servicios inteligentes y ágiles que impulsen el verdadero valor empresarial.