Es difícil encontrar calles pavimentadas en Kampala, Uganda. Las calles suavemente pavimentadas, de la clase en las que puedes patinar, son incluso más difíciles de encontrar. No es sorprendente que la gente pensara que Peter Waswa, originario de Kampala, estaba loco cuando declaró su amor por el patinaje en línea.


PETER WASWA CON EL ESTADIO NACIONAL NELSON MANDELA DE FONDO

Peter nació en el año 1992 en la ciudad capital de Uganda. Él es uno de 8 hermanos (y un gemelo, curiosamente). En el año 2002, a los diez años de edad, Peter comenzó a interesarse por el patinaje. "Me inspiraron unos pocos adolescentes que veía alrededor del Estadio Nacional Mandela. Me gustaba cómo rodaban sobre zapatos con ruedas. Me enamoré del deporte".

Cuando llegó a casa esa tarde, Peter le pidió a su mamá que le comprara un par pero ella se rió. Eran muy caros (30.000 chelines ugandeses, o aproximadamente $10 dólares) para una familia de clase trabajadora de 10 personas. "Ella no podía comprármelos pero dije 'voy a comprármelos yo mismo cuando crezca'".

Ahorró durante años y tocó el asfalto orgullosamente y con entusiasmo a los 16 años. "Estaba en el estadio con mis compañeros de clase y nos encontramos con un chico de nuestra escuela que estaba aprendiendo a patinar", recuerda Peter. "Me hice amigo de él para que me enseñara a patinar". El chico finalmente le dio a Peter sus patines y Peter perfeccionó su arte en las peligrosas calles de Kampala. "Uganda no tiene espacios donde puedas patinar, por eso aprendí en las calles".

El amor de Peter por el deporte creció rápidamente pero tuvo que superar el robo de sus patines y la desaprobación que surgía de un bien merecido estigma asociado a los patinadores. "Las personas en Uganda tenían una actitud negativa hacia nosotros porque en ese entonces muchos patinadores no tenían un buen comportamiento. Algunos tenían una tendencia a sujetarse a vehículos a gran velocidad y a veces arrancaban los teléfonos, carteras y collares de la gente".

Por supuesto, Peter no deseaba nada de eso. Él solo deseaba patinar y ser parte de una comunidad. "Solía ir al estadio sólo a mirar a la gente. Llegué a conocer a muchos patinadores, hicimos promociones para empresas y repartíamos folletos y calcomanías. En 2011, el patinaje de velocidad se introdujo oficialmente en Uganda y me uní al equipo de Patinaje de Velocidad, VOF".

Ahora estaba patinando contra atletas de elite de Kenia, Ruanda y Sudán. "Hice muchos amigos de esos países, en especial en Kenia en donde el patinaje es un deporte grande". Peter ganó 2 medallas de oro en las competencias del Este de África y 3 medallas de bronce en otras competencias internacionales.


PETER Y SUS AMIGOS TRABAJANDO EN LA FÁBRICA DE SU PADRE

En la actualidad, Peter trabaja como obrero con su hermano y algunos amigos en la fábrica de su padre, que elabora membrana impermeabilizante que se utiliza en la construcción de viviendas.

A veces, ayuda en el salón de su madre. El resto del tiempo se lo puede encontrar siguiendo el asfalto hacia donde se vuelve suave. "Aún entreno cuatro veces a la semana en las tardes, dos veces el fin de semana y dos veces durante la semana laboral".

A lo largo del camino, casi todos los amigos de Peter dejaron de patinar, la mayoría debido al costo del entrenamiento o la falta de equipo. Pero Peter siguió adelante y, en 2015, comenzó a enseñar a ugandeses más jóvenes a patinar. "Decidí reducir mi propio tiempo de patinaje para poder enseñar. Es mi pasión enseñarles a ellos lo que amo".

Hasta el momento, Peter Waswa ha entrenado y enseñado a más de 300 patinadores en Uganda, la mayoría de ellos entre las edades de cinco y 16 años. "Les proporciono ruedas a aquellos que no pueden comprarlas y, a veces, les doy patines gratis", dice. "Me gusta que esto les dé una imagen positiva de la comunidad del patinaje".

No debería sorprender que fue una laptop de Lenovo la que nos conectó inicialmente con Peter. Un amigo en común, fotógrafo de Nueva York (y visitante habitual de Kampala) Tadej Znidarcic, nos contó acerca de Peter y dijo que creía que había visto a Peter usar una antigua ThinkPad. Pero resultó que era algo incluso más inusual. "Creo que adquirí esta laptop en 2013", recuerda, "cuando iba a la universidad y necesitaba tener una". Supuso que era una antigua 2013 pero una inspección más cercana revela que en verdad es una Lenovo 3000, un modelo de valor que vendíamos allá por el 2006-08.


LA MULTITUD SE REÚNE CUANDO PETER Y SUS AMIGOS PATINAN

Le pregunto cómo es posible que aún funcione. ¿No se ha golpeado muchísimo ya que la trae a las prácticas de patinaje a veces? "No muy a menudo", dice en forma casual. ¿Y para qué usa su laptop? "La uso principalmente para mostrarle mis videos de patinaje a los chicos. Y guardo registros en ella así como mis fotos".

Hacia el final del proceso de entrevista -una ráfaga de comienzos e interrupciones de mensajes de Facebook enviados durante unas pocas semanas- le pregunto a Peter si hay algo más que le gustaría que supiéramos. "Oh", dice como si no fuera gran cosa. "Estoy intentando convertirme en uno de los siete patinadores de velocidad que representen a Uganda en los Juegos Olímpicos de Invierno". Al otro lado del mundo, me caigo al suelo. Por supuesto, es un largo camino, pero aún así, es el sueño. En sus años de infancia, cuando sólo tener sus propios patines parecía demasiado lejano, ¿Se imaginó Peter alguna vez competir en los Juegos Olímpicos? "¡No!", dice con certeza.

Con los niños que entrena en su pista y los sueños olímpicos en su cabeza, Peter reflexiona acerca del futuro más profundo. "Quiero lograr mucho, mucho más. Quiero hacer mucho por mi país y por el patinaje en Uganda y África. Quiero que alguien esté ahí y que, gracias a mi, logre cumplir sus sueños".

Gavin O'Hara es el Editor Global de Medios Sociales de Lenovo.

Agradecimientos especiales a Tadej Znidarcic y nuestros amigos de Viewfind por las hermosas fotos que acompañan este artículo.